·53· Servicio Auto

 Hola buenas, quiero un par de hamburguesas de pollo, una puñalada en el callejón y unas patatas premium
 Perfecto caballero, aparque donde pueda


 Aquí tiene señor, dos hamburguesas de pollo y patatas premium
 -Muchas gracias / -A usted, que aproveche

Puñalada en el callejón - Benjamin Vilella

Muradin Bronzebeard (Warcraft)

En esta ocasión tengo el gusto de presentar una ilustración que hice en 2016 y aún no ha sido pública hasta ahora. Se trata de la representación del personaje enano de Warcraft Muradin Barbabronce, Rey de la Montaña.
Realizado basándome en la ilustración de Didier Samwise presente en Warcraft III, la cual aparece durante pantallas de carga.
Técnica: Bolígrafo
Soporte: Papel medio grueso Canson Iris. Formato: din A4

Muradin Bronzebeard - Benjamin Vilella
Dedicado a las innumerables cruzadas en Warcraft III con Fernando. A Erick y Blueberrie.

Perro Bomba

perro bomba benjamin vilella

Viñeta 1: SSH! Viñeta 2: ¡¡Cuidado, perro bomba!! Viñeta 3: AAAH!! Viñeta 4: Es una explosión de mimos y achuchones

Doménico - Relato erótico particular

Doménico Atroz es un joven de 26 años de vida normal, vive  en un piso que alquiló hace unos 7 meses. Se encuentra en un barrio a unas pocas manzanas del centro de una ciudad mediana de una modesta comunidad. Desde la ventana de su habitación se pueden ver las fachadas de los edificios de pisos enfrentados entre sí, también los árboles urbanos de frutos incomibles que parece que llegan presumidos hasta la primera planta. Esa mañana de un particular fresco septiembre, Doménico tenía que ir al centro de salud a que le siguieran una gripe tratada con medicamentos que le fueron recetados justo una semana antes en el mismo hospital.

El joven despertó a las 8:26, media hora antes de que sonara el despertador. Incomodado por la erección matinal contra el pantalón se puso las zapatillas y fue al baño a orinar y así reducir la inflamación. Encontró un sí mismo con el que no quería conversar no al menos sin antes mirarse a los ojos y refrescar el rostro con agua tibia. Cambió su camiseta verde usada como pijama y su pantalón por algo más apropiado para salir, aun así empleando una vestimenta casual, otra camiseta y pantalón vaquero. Anduvo torpemente hasta la cocina para desayunar el mejor plátano que encontró en el frutero, eso y un café con leche, sin azúcar. Hizo tiempo hasta que pasara la media hora despierto añadida, leyendo en reposo sobre el sofá con el televisor enchufado en el noticiario a bajo volumen. Al cabo de siete páginas memorizó por la que quedó, cogió las llaves de su Saxo, las pastillas  y cerró el libro sin olvidar llevarlo con él.
Bajó los dos pisos rápido por las escaleras, con la filosofía subconsciente de “cuesta menos esfuerzo bajarlas que subirlas”. Salió del portal, cruzó hasta la acera opuesta y fue calle abajo hasta dar y montar en el coche, que parecía esperar su regreso. Hubo un breve viaje de trece minutos hasta llegar al parking del centro de salud, además fue agradable teniendo la radio puesta en una emisora musical recientemente descubierta. Aparcó a un paso de la entrada principal al edificio. Cogió su libro del asiento del copiloto y salió.
Entró y en la recepción preguntó acerca de la ubicación de la consulta a la que tenía que ir. Entendió que debía ir hasta el último piso, siendo este el 4 teniendo en cuenta que se trata de un humilde hospital de una ciudad no considerada como pueblo por poquito. Caminó hasta el fondo de esa planta y torció hacia la izquierda dando con las escaleras, pasando de montar en el ascensor por desconfianza a los que son empleados de forma casi constante en los lugares públicos.
Llegó a la sala de espera tras coger aire por la nariz llenando completamente los pulmones y expulsarlo de una bocanada. Ahí se encontraba la consulta y otras tres habitaciones numeradas más. Se sentó en cualquier asiento, no había nadie más que él. Miró a su alrededor de forma contemplativa y taciturna y pudo diferenciar al menos dos tipos de plantas distintas, todas verdes por supuesto. Él las miraba y parecía que le devolvieran la mirada, ¿eran los organismos más vivos de todo el edificio? Cogió su libro y buscó por donde quedó su última lectura. Es un libro de Paulo Coehlo que le recomendó una chica en una fiesta de disfraces y que por distintas circunstancias la amistad entre ambos desapareció y se convirtió en ni saludarse al verse. Después de unos diez minutos de espera y lectura se abre la puerta 13, la consulta a la que ha de pasar Doménico. Se deja entrever una forma femenina y una voz pregunta: “¿Doménico Atroz?”, -Si -responde”. Cerró el libro interrumpiendo la mitad del párrafo y entró.

El jóven entró alerta como siempre, a este tipo de sitios, pero siendo menos desconfiado que la primera vez que vino. Él mismo cerró la puerta al entrar y vio a una enfermera poniendo papel sobre la camilla del fondo.  Aun algo tenso, Doménico contempla desde la puerta como la enfermera, a piernas juntas pone, inclinándose hacia adelante el protector. Esperando a que terminara para poder decir “hola” Doménico miraba de forma lasciva, sin ser consciente de ello, como esa figura de ceñidos glúteos por la falda dibujante de deliciosos contornos negros, zapatos de suela gruesa negros y tacón algo más alto, camisa blanca con relieve en la espalda por el sujetador y pelo recogido negro hacía lo que tenía que hacer con esa camilla.
La enfermera se giró y miró a Doménico, no era la misma persona que le atendió la semana pasada.
-Hola
-Buenos días.
-¿Viene porque tuvo o sigue teniendo una gripe o resfriado verdad?, ha estado tomando unas pastillas cada dos días, ¿qué tal se encuentra ahora?
-Pues bien, ya no tengo los dolores de cabeza, ni la falta de apetito de la primera vez ni…
Interrumpe.
-Genial, entonces ha estado progresando.
Se agarra con un dedo el primer botón de la camisa mostrando un atractivo anillo en el dedo corazón y dejando ver dos aún más brillantes perlas.­ Dio media vuelta y tomó del cajón un estetoscopio y un bajalenguas o palito del helado, como lo conocía Doménico.
-Voy a escuchar tu respiración y pulso.
Dio otra media vuelta y se acercó invasiva a su espacio vital, rozando con el muslo derecho los genitales del chico. Tras el escaneo sonoro, soberbia y tiesa, la altiva mujer, erguida le mete el palo en la boca.
-Aaah…
-¿Aaaggh?
Ambos con la boca abierta, ella, entreabierta, labios rosados cardo salvaje. Al cabo de varios segundos que parecían minutos ella aparta la mirada de su boca para ponerla en los vulnerados ojos del desalentado Doménico.
Tira el palito a la papelera casi con desprecio.
-Túmbate, necesito oírte en horizontal.
Doménico camina turbio hasta la camilla, pasando junto a la ventana y mirando a través de ella el instante justo para pensar: “Anda, se ve mi coche desde aquí, que gracioso. ¿Y los árboles? No llegan hasta arriba”. Se subió la camiseta y a la camilla, seguido del acercamiento de la profesional, que pone el instrumento en su pecho empezando a moverlo despacio de un lado a otro, yendo desde la parte superior del abdomen hasta el pectoral izquierdo, pasando por el esternón. La mujer lo explora con su aparato y de pronto comienza a hacerlo también con la otra mano, acariciando su torso con un recorrido similar al anterior. No es suficiente con lo que el joven hizo, ella introduce el útil más allá de donde él subió su camiseta con una mano seguida de la otra, metiendo ambas bajo la camiseta plegada sobre sí misma, teniendo una extendida tocando completamente un pectoral con toda la palma y la otra mano sosteniendo sobre el otro la fría campana del estetoscopio. Extrañamente cómodo y a la vez no, Doménico mira a los ojos a la sobona y ella a él simultáneamente, se mantiene el silencio. La enfermera aparta la mirada girando la cabeza hacia su estómago. Con un extenso y terriblemente sinuoso movimiento sube la pierna a la camilla por encima de las relajadas de él, mismo procedimiento con el brazo para luego felina, ponerse encima. “¿Qué está pasando? –se pregunta a sí mismo, sabiéndolo realmente, y deseándolo”. Doménico aspira sutilmente ruidoso por la boca. En su mente, él es una víctima, en la de ella, también. En sentido contrario a como fue la evaluación cardiopulmonar, ahora desde el estómago hasta  abajo la agresora acaricia el alarmado pene con toda la palma y la otra sujeta sobre el hombro. Jamás mejor dicho, es sensacional el tacto frío de la mano desnuda, juguetona y femenina sobre el húmedo glande. El estimulado chico ahora más receptivo, puede casi saborear gustativamente el delicado perfume de los blancos pechos de la imponente dama a casi veinte centímetros de la cara. La enfermera se inclina aún más hacia Doménico lamiéndole los labios con un lento y abarcador lametón que traza una babosa diagonal desde la barbilla hasta la mejilla.
Al retomar la posición la enfermera, descubre una figura humana oscura, estática y observadora tras de sí alterando la paz del chico y haciéndole intentar reincorporarse levantándose del colchón. Pero unos grilletes planos y metálicos le sujetan las muñecas impidiéndole ir a ninguna parte.
benjamin vilella relato erotico domenico

La captora se retira de encima y se va al margen de la consulta, cogiéndose de manos. “¡¿Qué cojones estás haciendo?! ¿Y tú quién coño eres? ¡Suéltame de aquí ostias! –gritó forcejeando”. Pero no obtuvo respuesta. El sujeto misterioso permaneció unos segundos inmóvil mirando fijamente al pobre agredido, pero inmediatamente se giró y fue a la consulta colindante por medio de una puerta que interconectaba ambas. Volvió con una mesilla a ruedas cubierta por un mantelito blanco sonando más intensamente cuanto más se acercaba.
-¡Dios ayúdame!
-Dios no llega hasta la cuarta planta de este sitio –dijo por primera vez el doctor-.
Destapó la mesilla y dejó ver una extensa serie de instrumentos quirúrgicos de los cuales la mitad duelen tan solo con verlos, muchos de ellos brillantes y atractivos. Otros que no sabría explicar para qué se emplean ni poniendo toda su creativa imaginación en ello. Tocó algunos por encima moviéndolos y chocándolos entre sí pero dejó estarlos. Se centró en destapar una misteriosa caja que había en el estante de abajo del carrito y sacó una cosa rara y grande que no pudo entender que era, cogiéndola por una rudimentaria empuñadura. 

“Tan solo mira lo que te hago –dijo empleando enseguida sin mediar palabra esa herramienta, aparato o artefacto en la fisionomía del joven”. Ese trasto producía un ruido espantoso que competía con los gritos del pobre torturado en quién o qué producía más sonoridad. Los gritos, al igual que la vida de Doménico se iban apagando, mientras la observadora ayudante decía para sí en voz alta: “No me puedo creer que eso que queda ahí antes fuese un ser humano, tiene más apariencia de esparadrapo usado que carácter antropomórfico”.

Doménico despertó de lo que era en realidad un sueño.
Fue al intentar apoyarse para sentarse sobre la cama cuando para su sorpresa se percató que le faltaba un brazo. Tenía una erección, sin embargo no tenía ganas de evacuar.
Doménico se hizo una paja con el brazo del muñón.
benjamin vilella relato erotico domenico

Fin.